PANORAMA MIGRANTE - PEDRO RODRÍGUEZ TRUJILLO

** LOS BENEFICIOS PARA LOS MIGRANTES VÍCTIMAS DE TRATA DE PERSONAS EN LOS E.U.


El 30 de julio ha sido designado por la ONU como el Día Mundial contra la Trata de Personas, sobre este tema, desde hace varios años hemos venido escuchando noticias de las sentencias que jueces federales de Estados Unidos han venido aplicando a imputados por el delito de Trata de Personas, como aquella de junio de 2014, en que se dio a conocer la pena de cadena perpetua, dictada en el Distrito de Manhattan en Nueva York a dos tratantes de personas de origen tlaxcalteca. Las notas a que hago alusión, publicadas a nivel nacional, poco o nada hablan sobre el destino próximo o los beneficios legales de las víctimas, algunas notas señalan que podrían ser beneficiadas con una visa y que la fiscalía puede obtener su testimonio, lo que se antoja como un escenario excepcional, inalcanzable o hasta desconocido para otras posibles víctimas.

Peor aún resulta que muchas notas narran que en comunidades de Tlaxcala, los niños aspiran a convertirse en tratantes de personas, cuya lectura sugiere que frente a este problema no hay remedio para las futuras víctimas.

Al ya de por sí complejo fenómeno migratorio, se agregan la cantidad de mitos, mentiras y desinformación respecto a la vida de los migrantes en la Unión Americana, la presunción de que los indocumentados carecen de derechos en Estados Unidos es aprovechada por gente perversa y malintencionada. Suponer que el vivir indocumentado en el país del norte es motivo para dejar de exigir el respeto de derechos y libertades humanas, es un error.

Los migrantes indocumentados en los Estados Unidos tienen derechos que son protegidos por la ley y las autoridades de ese país, derechos civiles, laborales, humanos, etc. La trata de personas es un delito que es combatido por autoridades de diferentes niveles y de diversa naturaleza, desde departamentos de policía locales hasta oficinas de U.S Marshalls y el Buró Federal de Investigación (FBI). El mismo Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS por sus siglas en inglés), prevé diversos alivios migratorios para los migrantes que son víctimas de esos crímenes.

La visa “T”, como el caso de las víctimas de trata sexual en Nueva York que mencioné al inicio, puede beneficiar por igual a una víctima de trata laboral en Carolina del Sur; es un remedio migratorio creado para darle certeza jurídica a las víctimas de trata, a fin de que sean estas quienes brinden su testimonio por los delitos sufridos y cooperen en la investigación de esos ilícitos. La nociva creencia de que acercarse a las autoridades para denunciar estos delitos trae como consecuencia la deportación de los Estados Unidos, ya no debe ser alimentada. Cualquier persona, independientemente de la forma como haya ingresado a los Estados Unidos, y sea víctima de esos delitos de lesa humanidad, tiene la oportunidad de acercarse a un departamento de policía o incluso a una oficina de migración para denunciar la trata que es objeto. Vale la pena aclarar que, contrario a la idea generalizada, el Servicio de Inmigración no es una autoridad que se encuentre únicamente persiguiendo indocumentados para deportarlos. Cuentan con áreas definidas para la investigación y combate a la trata de personas, quienes documentan estos delitos y certifican a las víctimas para obtener el beneficio de una visa T.

En los Estados Unidos hay regiones en los que la trata de personas obligadas a actividades sexuales es alta, pero también hay que considerar que la explotación laboral es elevada; las víctimas de estos delitos no siempre dan cuenta que están siendo objeto de trata laboral, mayor aún si la víctima obtiene un diferencial salarial que comparado con su comunidad de origen le da mayores ingresos, independientemente que sean obligados a vivir bajo las condiciones inhumanas impuestas por los “buenos patrones” que los llevan a trabajar al país del norte, forzados a pagar una deuda interminable por el traslado a aquél lugar de trabajo, con jornadas excesivas de trabajo y con poco o nada de libertad para realizar sus actividades fuera del horario laboral. Lo anterior sin contar la violación laboral de falta de pago de un salario mínimo, mucho menos de horas extras laboradas. Cual sea la motivación de la trata, resulta deleznable.

Legisladores estadounidenses, tanto demócratas como republicanos se han dado a la tarea de aprobar leyes con espíritu de proteger a las víctimas de crímenes en ese país. Actualmente existen diversos beneficios migratorios, como la aprobada por el Congreso de los Estados Unidos desde el año 2000. La Ley de Prevención de Víctimas de Trata y Violencia (The Victims of Trafficking and Violence Prevention Act), constituye una novedosa legislación protectora de los migrantes. Los legisladores americanos, al aprobar esta ley, fijaron su atención en los migrantes, por ser este grupo vulnerable a la comisión crímenes violentos y trata de personas, considerando para esta provisión elementos sociales como la barrera del lenguaje, el desconocimiento de las leyes de este país, el temor a la deportación y las diferencias culturales, entre otras, para motivar esta protección y alivio migratorio.

El espíritu de esta ley es evidente, animar a los migrantes indocumentados, víctimas de crímenes en los Estados Unidos a denunciar, pero también a cooperar con las autoridades en la persecución de estos delitos. Lo que les abre el camino a las víctimas a la obtención de una visa U, les da la oportunidad de trabajar y vivir legalmente en los Estados Unidos.

La propuesta es clara, un beneficio legal para los indocumentados víctimas de crímenes en los Estados Unidos. Un decidido combate a estos ilícitos que significan un real agravio de lesa humanidad. El panorama para las víctimas ya no resulta tan desolador, mucho menos incierto, existen los mecanismos, instituciones y leyes para protegerlos. Considero que los medios, deben tomar muy seria esta tarea de difusión, dejando de lado el sensacionalismo que genera la publicidad de estos delitos.