MI LIBRETA DE APUNTES - NOÉ FLORES CORTÉS

* A un año de la tragedia; ¿El seguro Médico y de vida para los jugadores?


CÓRDOBA, VER.- A un año de esa terrible tragedia donde murieron decenas de jugadores del equipo de futbol de Camarón, se les recordó con una misa, pero del seguro de vida o de gastos médicos para los jugadores no hay nada.
De las experiencia se tiene que aprender, pero aquí no sucede nada, pues nadie hizo nada al respecto y ha pasado ya un largo año de esa tragedia que nos sigue doliendo a todos, futbolistas o no futbolistas.
Recuerdo que en la conferencia de prensa celebrada en el hospital Covadonga, le manifesté al gobernador del estado que era urgente implementar un seguro de vida y de gastos médicos para todos los deportistas de las diferentes disciplinas y me dijo que tomaría nota, pero ahí quedó, no pasó nada.
Esa misma propuesta la hice antes de la tragedia a Paco Portilla en su primera gestión como alcalde de Córdoba y dijo que sí, pero no hizo nada.
Más tarde, en el primero y UNICO festejo que le organizó a los reporteros Tomás Ríos Bernal el 4 de enero, en el desayuno en el Hotel Bello, se lo propuse, implementar un seguro médico y seguro de vida para todos los deportistas que hicieran uso de instalaciones deportivas municipales y me dijo que sí.
Recuerdo que en ese desayuno donde el alcalde se sentó en la mesa donde me tocó, también le propuse que había que apoyar el desarrollo del tenis a nivel popular, dándole uso a las dos canchas de la Unidad Deportiva Huilango y me respondió que sí, pues ya le habían propuesto desaparecer esas instalaciones para hacer dos de baloncesto.
Hubo respuesta a medias, pues no desaparecieron las canchas de tenis, le dieron apertura a Ramón Loyo Mayo, pero no le han apoyado como se debe; las instalaciones están en mal estado y al profesor no le dan ni para los camiones.
Pero volviendo al Seguro de Vida y Gastos Médicos a deportistas, se acercó a mí el entonces diputado Hugo Fernández después de una entrevista en radio y me dijo que tomaría nota, que haría suyo el proyecto y pasó lo mismo: NADA.
Por último, me invitaron a un desayuno con el entonces candidato a diputado Juan Manuel del Castillo y Tito Vázquez del Club Huilango, llevaba esa propuesta en un folder, pero fue un servidor quien la lanzó al aspirante a la curul y también nos dijo que SI.
Pero nadie ha hecho nada y a un año de esa terrible tragedia que nos sigue lastimando, los deportistas están a la deriva, sí alguien se lastima se tiene que rascar con sus propias uñas, pues no hay apoyo.
Baste recordar el caso de Carlos Murguia, quien en una final sufrió un fuerte golpe en la sien y salió conmocionado del campo rumbo al hospital; Carlos perdió un oído, lo retiraron del futbol y se ha gastado más de 200 mil pesos en su atención médica. ¿Y la liga? ¿y el seguro médico?.
Hace unos días apenas Juan Manuel “Menudo” Méndez fue gravemente lesionado por “Josimar” González (en su consciencia quedará si fue mala leche o no); inclusive se habló de una posible denuncia penal.
“Menudo” fue trasladado conmocionado al hospital del IMSS en Orizaba; se temía una fractura de cráneo, que por fortuna no sucedió, pero igual, Juan Manuel dejó de trabajar y todavía no ha vuelto a jugar y es otro jugador que está desprotegido al igual que el resto, por falta de un seguro médico.
Así las cosas, a un año de esa terrible tragedia que nos duele, no basta con mandar un arreglo floral, 20 mil pesos o hacer acto de presencia para tomarse la foto, pues fueron muchos los gastos y la pérdida irreparable, por lo que es urgente que las ligas, las asociaciones y las autoridades hagan algo al respecto.
Sabemos bien que las ligas deportivas son un buen negocio; hay quienes abandonan sus actividades “profesionales” para dedicarse en cuerpo y alma a administrar una liga, que te da para vivir y comprar propiedades, pero habrá que destinar algo para proteger a los jugadores.
Además, si se actúa de manera inteligente, serán los mismos jugadores quienes pagarán el Seguro de Gastos Médicos y Seguro de Vida, sólo hay que tener ganas, decisión y voluntad para hacer las cosas.
A la gente de Camarón, mi más sentido pésame, habrá que recordar siempre a esos futbolistas que fallecieron en su camino a una final, la cual, ganaron sin jugar. QEPD… Y por hoy se acabó.