COLUMNA SIN NOMBRE - PABLO JAIR ORTEGA

EL IPE Y LA PELIGROSA INDIFERENCIA


Acudimos al Instituto de Pensiones del Estado (IPE) a acompañar a un familiar por una situación que, desafortunadamente, en Veracruz se está volviendo cotidiano o peor: indiferente.

Se trata de los pagos que el IPE queda a deber a cada uno de sus afiliados. Casos donde por meses se han atrasado los recursos, los depósitos, a quienes ya se retiraron.

El ambiente es verdaderamente de enojo: no es posible que la clase política no entienda que muchos pensionados dependen de ese dinero para sobrevivir. Dichosos aquellos que tengan otros ingresos, pero en teoría no tendrían por qué pasar por las penurias de esperar hasta que se liberen los recursos a los que tienen derecho.

Este martes, por ejemplo, nuevamente los jubilados tuvieron que protestar cerrando calles del centro de Xalapa ante el retraso.

También se debe dinero a algunos que se acaban de retirar, y según trasciende, será hasta el próximo año cuando sepan algo de ese capital… Si es que lo llegan a ver.

Lo anterior también ha sido aprovechado por oportunistas para lucrar y vaciar su odio al actual gobierno.

Esto es serio, y más allá de rencores, lo que no debe perderse es que el IPE debe mucho dinero y es una injusticia que se jinetee a quienes sirvieron al sistema.

¡Ah! Pero no fuera para atacar a la UV, porque ahí están prestos a asumir posición en cuatro puntos… ¡Y Aleluya!