PROSA APRISA - ARTURO REYES ISIDORO

Comida de unidad, la del viernes


Mientras que el senador Héctor Yunes Landa muestra mucha movilidad en vísperas de que su partido postule candidato a la minigubernatura del estado, su homólogo José Francisco Pepe Yunes Zorrilla mantiene un bajo perfil. El primero acudió a la instalación del Secretario Regional del CEN, Manuel Cavazos Lerma, el viernes pasado, el lunes anduvo repartiendo abrazos en el acto que encabezó el presidente Enrique Peña Nieto en el puerto de Veracruz y ayer publicitó una foto donde se le ve con dirigentes del AVE, Alfredo Tress (su compadre) y Alberto Meza, así como con el exdirigente estatal del PAN, Víctor Alejandro Pipo Vázquez Cuevas. Viernes y lunes, Héctor se desvivió en abrazos y apapachos con el dirigente estatal del tricolor, Alberto Silva Ramos. Pepe, por su parte, ni estuvo en el acto en la sede de su partido ni en el del puerto jarocho. En forma por demás discreta, el sábado estuvo en Tuxpan donde tomó protesta a la Coordinación de Enlaces (de sus enlaces) Legislativos de la zona norte, acto en el que estuvo acompañado por el alcalde Raúl Ruiz Díaz y por la diputada local Gabriela Arango Gib, así como líderes representativos de la región.
El lunes comenté que el PRI echó a andar ya su poderosa maquinaria electoral con el acuerdo del Consejo Político Nacional para que el Comité Ejecutivo Nacional publique la convocatoria para la postulación del candidato a gobernador, y que el horno no sólo estaba ya encendido sino a punto de ebullición. Contribuirá a elevar más la temperatura la comida del viernes en el rancho San Julián, en Perote, convocada por el senador Pepe Yunes, a la que asistirán el dirigente nacional del PRI, Manlio Fabio Beltrones, y el gobernador Javier Duarte de Ochoa. Pero no será para destapar todavía a nadie. Será una comida de unidad a la que convocó Pepe y a la que asisitirán unos setenta representativos de todo el estado en vísperas de su informe de actividades legislativas el próximo domingo en el World Trade Center de Boca del Río. Manlio confirmó ayer por la mañana su presencia, se filtró la noticia y se desató una vorágine de comentarios y versiones, pero se sabe que será eso, sólo una comida de unidad y que no vendrá ningún funcionario federal, pero sí asistirán el también senador Héctor Yunes Landa, el dirigente estatal del PRI Alberto Silva Ramos, los coordinadores de las diputaciones local y federal del PRI, Juan Nicolás Callejas Arroyo y Erick Lagos Hernández, respectivamente, Tomás Ruiz González, los alcaldes de Xalapa, Veracruz, Coatzacoalcos y Poza Rica, el lider obrero del sur de Veracruz, Carlos Vasconcelos, los exdirigentes estatales priistas Carlos Brito Gómez y Gonzalo Morgado Huesca, algunos diputados locales y federales, así como líderes representativos de los sectores económico, político y social del estado.
Todos los gobernadores siempre han sido bienvenidos al rancho de la familia Yunes y Javier Duarte no es la excepción. Comentario de anoche cuando aludí al distanciamiento entre el gobernador y el senador anfitrión. Comidad de unidad, pues.

Reproche de Ramos Gurrión

En un artículo (Murillo Vidal en la historia de Veracruz), el exdirigente estatal del PRI, exsenador, y muchos ex, Manuel Ramos Gurrión, actualmente asesor en la Secretaría de Gobierno, recordó que pasado 14 de este mes, en el monumento erigido en su memoria, se recordaron 29 años del fallecimiento de quien fuera gobernador del estado, Rafael Murillo Vidal.
Además de hacer una semblanza de don Rafael en una apretada síntesis, Ramos lo recuerda como un ser humano a carta cabal y un hombre formado en el quehacer público. Quienes lo conocimos y colaboramos con él, nunca olvidaremos sus charlas amenas, sus consejos oportunos, su bonhomía natural. Hizo de la discreción su mejor conducta y de la prudencia su estilo personal. Nos enseñó el auténtico valor de la política, alejada de lo negativo proponiendo lo constructivo, escuchando a los demás y actuando siempre en beneficio de los que más lo necesitan. El autor fue acompañante durante varios años de este hombre generoso, que nunca le hizo daño a nadie ganándose el respeto y admiración de quienes lo conocieron y trataron.
Pero no dejó de hacer un apuntamiento que es un reproche: “Concurrí a este evento distinguido por el gobernador Javier Duarte de Ochoa que me honró con su representación personal. La ceremonia fue breve, sencilla, modesta, como así fue la personalidad del recordado. No hubo la concurrencia acostumbrada de actos similares y se extrañó la presencia de colaboradores que recibieron atenciones y apoyos durante el gobierno de Don Rafael. Reflexioné que el precio que pagan los hombres del poder cuando no lo tienen, son el de la ingratitud y el olvido, algo de lo que no estaría mal que tomaran apunte los que está a punto de irse del gobierno.

Duarte, dos veces anfitrión de honor

No deja de ser un detalle que sólo con unas horas de diferencia, el gobernador Javier Duarte recibió la visita del presidente Enrique Peña Nieto y del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong. Uno vino el lunes al puerto de Veracruz, el otro ayer a Tempoal. Antes estuvo de visita el secretario de Desarrollo Social, José Antonio Meade. Hasta que la Ley Electoral se los permita, se espera la presencia de más funcionarios federales.

Los sancionados, se defienden

Los exfuncionarios sancionados por la Contraloría General del Estado (ayer comenté que los encabeza el exsecretario de Finanzas, Mauricio Audirac Murillo) también me hicieron llegar su desplegado dirigido a la opinión pública en el que afirman que las imputaciones atribuidas en su contra son falsas y evidencian el propósito de manchar nuestra reputación. Expresan que el contralor Ricardo García Guzmán mintió al Congreso al afirmar que dictó sanciones en su contra pues la dependencia a su cargo no emitió en tiempo las resoluciones en su contra luego de que en tiempo y forma acudieron a manifestar sus argumentos y defensas que demuestran la ilegalidad y falsedad de las imputaciones. Informan que por ello interpusieron juicios contenciosos administrativos en su defensa.

Américo, buena gestión

Apenas el domingo el diputado local y exalcalde Ricardo Ahued Bardahuil reconoció que el Ayuntamiento de Xalapa ha dado un paso importante al transparentar sus acciones, con datos abiertos, lo que, dijo, es importante para acabar con los actos de corrupción, cuando ayer se informó que con una puntuación de 86.05, el Ayuntamiento que preside Américo Zúñiga Martínez se coloca como el segundo mejor calificado del país en el Índice de Transparencia y Disponibilidad de la Información Fiscal de los Municipios (ITDIF-M), que cada año realiza la consultora ARegional.
Según la información, el Director General de la empresa de análisis económico y finanzas, Cutberto Anduaga Lugo, explicó que Xalapa destaca en el concierto de las capitales estatales del país, puesto que subió 19 posiciones y 21 puntos en el año 2015, lo que representa el mayor avance histórico que ha tenido un municipio durante el tiempo que se lleva haciendo la evaluación.
“Destacó que solamente cinco de los municipios evaluados presentan el desglose de los sueldos de sus funcionarios, entre ellos la capital veracruzana; además, ha presentado grandes avances en el bloque de Rendición de Cuentas, donde pone a disposición del público informes, deuda pública e históricos de actas de entrega-recepción, algo muy poco común entre los 60 municipios que analiza este índice.

Comparecencia sin sobresaltos, la de Alfredo Ferrari

Sin mayores problemas pasó la aduana legislativa ayer el relativamente nuevo Secretario de Desarrollo Social del estado, Alfredo Ferrari Saavedra, al comparecer en la Legislatura con motivo del V Informe de Gobierno. Hizo un recuento pormenorizado de las acciones realizadas por la dependencia a su cargo y reconoció que se le debe a los proveedores 76 millones de pesos, pero que buscará al titular de la Sefiplan, Antonio Gómez Pelegrín, para candalizar los pagos. Quien más lo cuestionó fue el panista Julen Rementería del Puerto, que se ha vuelto el coco de los comparecientes.

Ramón Ferrari, de luto

Falleció ayer el señor Ramón Ferrari Alemán, padre del secretario de Desarrollo Agropecuario, Rural y Pesca, Ramón Ferrari Pardiño. Don Ramón fue un hombre trabajador, alegre, solidario, que se ganó el respeto de todos y que supo ser un ejemplar jefe de familia. Mi abrazo a Ramón y mis condolencias a toda la familia.