MI LIBRETA DE APUNTES - NOÉ FLORES CORTÉS

*Se acabó el maleficio



Córdoba, Ver.- Fue necesario que pasaran muchos años para que la Selección Mexicana volviera a saborear las mieles del triunfo en Honduras; ayer sucedió dentro de la eliminatoria rumbo al Mundial próximo al vencer a la bicolor al son de 2-0.
No podemos hablar de un gran partido de futbol, pero definitivamente éste tipo de juegos se gana con ganas, con entrega, inteligencia y otra cosita, no siempre con buen futbol.
Ya hemos comentado en algunas ocasiones que hay juegos para poder exhibir un buen futbol y otros llenos de garra, de entrega y hasta de fuerza, donde lo importante es no “arrugarse” para poder conseguir los resultados.
Sin embargo, hasta hoy, seguimos sin poder hacer un juicio sobre el nuevo director técnico de la Selección Mexicana, Juan Carlos Osorio, pero sus resultados dicen que debemos aplicarle una “palomita”, pues los dos juegos los ha ganado.
No fue un partido lucido, pero en Honduras no se puede pedir más, lo importante era ganar y se logró, por lo que sin duda alguna es un buen año para la Selección Mexicana y un buen inicio de la era de Juan Carlos Osorio.
Los cambios le dieron resultado, pues los dos jugadores que entraron, hicieron gol y con ello, México ganó en tierras hondureñas su segundo partido eliminatorio rumbo al próximo mundial.
Después de este partido, se suspende la eliminatoria y se reanudará el próximo año, por lo que Juan Carlos Osorio podrá pasar una buena navidad y tendrá oportunidad de observar más gente para armar su cuadro ideal para el seleccionado nacional.
Claro, antes de reanudar la eliminatoria, seguramente habrá partidos amistosos, los cuales serán en Estados Unidos, pero servirán para que el técnico nacional observe más jugadores.
Habrá que ver más juegos de la selección de Osorio, para poder hacer un juicio más certero, pues ahora, las cosas se le han dado, ha ganado y con eso basta; más allá de jugar bien o no, de utilizar línea de tres, de cuatro o de cinco; de que Chícharo anote o falle, de que Raúl Jiménez deje ir la mejor opción, el equipo ganó y eso es lo que importa.
Claro, el triunfo, no es para echar las campanas al vuelo, ni para salir a la calle a dar de vueltas al primer cuadro de la ciudad, tocando el claxon y ondeando la Bandera de México; es un buen triunfo y habrá que disfrutarlo.

RECTA FINAL

Ahora viene la última jornada de la temporada del futbol mexicano de la primera división y los Tiburones Rojos del Veracruz están en problemas, pues se juegan su pase a la liguilla.
Morelia y Veracruz quieren ir a la liguilla de finales, pero sólo uno podrá acceder, por lo que para la tropa de Carlos Reinoso, no hay otra que ganar para estar en la gran fiesta, de lo contrario, la temporada habrá terminado para los escualos.
El juego es en Morelia, por lo que no será nada fácil para los Tiburones, que si bien han tenido una buena campaña, nada que ver con la anterior, pese a que llegaron jugadores de refuerzo.
Del resto de los equipos, creo que el mayor fracaso otra vez es Cruz Azul, pues la contratación de Tomás Boy llegó tarde, así que habrá que darle el beneficio de la duda y esperar el próximo torneo para poderlo evaluar.
Seguramente Tomás Boy realizará una “limpia” en el Cruz Azul, donde algunos jugadores ya cumplieron con su ciclo y creo que deberán salir del equipo, donde seguramente se les recordará por lo que hicieron con la Máquina, pero no deben quedarse a dar lástimas y que la gente les pida que se vayan.
Creo que deberán salir jugadores como Torrado y “El Chaco”, entre otros más, pero los que lleguen tienen que entender que Cruz Azul es un equipo de jerarquía, que no puede andar en los últimos lugares, ni tampoco jugar de la manera como lo vienen haciendo. No para la máquina azul, la cual debe volver a pitar a partir del próximo torneo… Y por hoy, se acabó.