CLAROSCUROS - JOSE LUIS ORTEGA VIDAL

El PRD, el PAN y la alianza en Veracruz: las chaquetas listas, por si acaso…


(1)

La primera vez que Rogelio Franco Castán fue dirigente del PRD en Veracruz tuvo un acercamiento con Cirilo Vázquez Lagunes (qepd) y ambos dialogaron en el parque de Acayucan mientras tomaban una nieve.

Vázquez Lagunes pidió ser candidato a Senador y Franco no quiso o no pudo otorgarle esa posición al hombre que llegó a tener bajo su control político más de 20 municipios del sur veracruzano en la década de los 80´s y que hoy, a 9 años de ausencia, sigue teniendo un peso de poder específico –vía hijos y hermanos- en tres municipios y dos distritos electorales sureños.

Hablar de Cirilo Vázquez Lagunes implica ahondar en torno a un personaje polémico y de peso histórico en el sur veracruzano.

Aquí, hoy, el tema al que deseo referirme es al Partido de la Revolución Democrática y su contradictoria circunstancia actual en Veracruz.



(2)



Por todo el estado se pueden apreciar lonas con el rostro de Francisco Valencia García, director de la Comisión de Agua del Estado de Veracruz.

Vestido con saco amarillo y con un fondo del mismo color, el funcionario estatal de un gobierno priista, el de Javier Duarte de Ochoa, el político y empresario veracruzano se manifiesta listo para servir a la entidad de cuya agua potable se encarga, por cierto con muchas fallas en numerosos sistemas municipales dependientes del organismo a su cargo: la CAEV.

¿Por qué se viste de amarillo y se promueve con imágenes de fondo de ese color un hombre cuya posición política depende del PRI, un partido de emblema verde, blanco y rojo?

¿Francisco Valencia se ha convertido en un “cachetero” como se dice en el argot popular, en referencia a quienes traicionan o venden una causa?

De serlo, ya estaría fuera de la CAEV desde varias semanas atrás, a partir de que se inició la promoción de su figura como la de un político que tiene los tamaños para entrarle a la pugna por la gubernatura en el 2016.

Por tanto, Francisco Valencia es, más bien, una pieza utilitaria del sistema. Del poder se beneficia, al poder sirve. Valores entendidos.

Del tamaño de la disputa por la gubernatura ha sido la promoción en lonas y espectaculares, así como en columnas y periódicos al servicio del poder, a favor de Francisco Valencia; su utilización, pues.



(3)

Ahora bien ¿qué tiene que ver la promoción del director de CAEV con Rogelio Franco Castán, el político nativo de Tuxpan, al norte de Veracruz, que ocupa por segunda ocasión la dirigencia del PRD en Veracruz?

Hay un motivo de fondo detrás de este asunto que si bien parece pecata minuta, en realidad no lo es.



(4)

Cuando se inició la promoción de un funcionario estatal como prospecto a la candidatura para gobernador, la intención fue vincular a Francisco Valencia con el PRD de Rogelio Franco.

Al joven tuxpeño que años atrás degustaba una nieve con Cirilo Vázquez Lagunes (+) en Acayucan -en un diálogo en torno a una posición en el Senado de la República- siempre se le ha tachado de ser un perredista rojo, es decir de un pseudo izquierdista que ha usado las siglas del partido del sol azteca para enriquecerse vendiendo sus causas al mejor postor, en este caso al PRI veracruzano.

(5)

Si algo le preocupa a Alberto Silva Ramos, líder actual del PRI, es que se concrete la alianza del PRD con el PAN y se nomine a Miguel Angel Yunes Linares como candidato a gobernador bajo ambas siglas.

Cuando la idea de la alianza PRD-PAN se dio a conocer desde la ciudad de México, Rogelio Franco Castán se opuso a ella y al mismo tiempo brincó al escenario la promoción del director de CAEV.

El pasado lunes 9 de noviembre, instruido desde el altiplano, Rogelio Franco tuvo que cambiar su chaqueta roja y ponerse el viejo traje amarillo para anunciar junto a al líder estatal panista José de Jesús Mancha Alarcón, que siempre sí los partidos amarillo y azul irán en alianza en el 2016.

(6)

Ayer, en la ciudad de México, Ricardo Anaya, dirigente nacional panista, declaró que la alianza con el PRD aún no se concreta, que puede ser pero falta dialogar con su homónimo del PRD, Agustín Basave.

Por su parte, el nuevo dirigente nacional perredista recibió al multicolor Rogelio Franco para ser informado sobre el acto del lunes pasado con su amigo Mancha y por este lado la noticia de la alianza va bien.

(7)

Lo cierto es que el perredismo es un partido en franca decadencia, carente absoluto de credibilidad y peso político nacional.

El PAN, por su parte, si bien es la segunda fuerza política nacional requiere de apoyos para dar la pelea en Veracruz ante un PRI cuyo principal enemigo es el PRI y no para en sus pugnas internas cada día de mayor gravedad.

En México y en Veracruz la política es un asunto de conveniencias, de negocios sucios, de agarradera de tarugos a todos los militantes y de compras y ventas al mejor postor.

Así las cosas, mientras Anaya y Basave no den la última palabra hay que recomendar a Francisco Valencia que mantenga bien planchado su trajecito amarillo y su “amor” político por Veracruz, que buen dinero le ha generado en la CAEV a pesar de sus malos resultados.

En una de esas, finalmente don pancho termina trabajando junto a Franco Castán que siempre tiene sus trajes y corbatas tricolores listos para cuando la ocasión lo amerita.