PLUMA NEGRA - JOSÉ CALZADA

SIN CONFIANZA



En una larga sesión se convirtió la instalación del innovador Organismo Público Local Electoral de Veracruz. Un rosario de buenas intenciones mal leídas por los ocho consejeros ciudadanos incluido el presidente, José Alejandro Bonilla, pero también de quejas y presunciones de los representantes de los partidos políticos excepto los independientes que no tuvieron representantes en la mesa instalada en el Museo de Antropología declarado recinto oficial.
Aunque desde diferentes posturas, la coincidencia fue crisis de confianza que tienen en Veracruz partidos políticos y el organismo electoral, una desconfianza que alcanza al 63 por ciento de los 5.6 millones de electores veracruzanos que no están de acuerdo, ni con los árbitros ni con los partidos que postulan a los y las candidatas a puestos de elección popular, que ya en funciones se olvidan de los electores, es decir, un círculo vicioso y podrido que incluye a todos.
En su esfuerzo individual, los ponentes denotaron sus desvelos para elaborar discursos documentados y llenos de buenas intenciones con el nuevo modelo del OPLE que estrena reglas en diversos aspectos, entre los que destaca las candidaturas independientes y la equidad de género para postular en partes iguales a hombres y mujeres como una obligatoriedad.
La fiscalización por norma del proceso electoral local por parte del Instituto Nacional Electoral no es suficiente para ayudar a recuperar la confianza de los ciudadanos en la organización de las elecciones para renovar la gubernatura de Veracruz en un periodo de dos años y los 50 diputados del Congreso Local, debido que una de las primeras decisiones de los pulcros consejeros fue destinar 9 millones para la compra de autos.
El protocolo de instalación del Consejo General fue de acuerdo al Artículo 108 fracción III del Código Electoral para el estado de Veracruz y del Reglamento del OPLE, lo que permitió tomar protesta a los ocho consejeros electorales, por cierto también cuestionados por su proceso de selección.

A esta primera sesión acudieron los representantes del PAN, PRD, MC, PANAL, PES, AVE, MORENA y como presidentes de partido, Alberto Silva Ramos del PRI, Juan Eduardo Robles Castellanos del PVEM y Antonio Luna del Partido Cardenista, este último confundió la sesión con el arranque del campaña y enlistó sus propuestas para tratar de conmover a los asistentes.
Pero si duda, la peor parte se la llevó Alberto Silva Ramos quien recibió una serie de calificativos y alusiones por parte de casi todos los representantes de los partidos ahí presentes, aunque el que fue más directo fue Sergio Rodríguez del PRD, al grado de que Silva Ramos pidió sin éxito derecho de réplica por alusión, como en la Cámara de Diputados, pero el protocolo no lo permitió y se quedó con las ganas, o tal vez la suerte lo socorría para no volver a regar el tepache como ya es su costumbre.
En fin, todos participantes de la sesión del Consejo General, están bien sabidos que la gente no les cree, no les tiene confianza y que será difícil que participen en un proceso electoral local donde no existe confianza de que se respete el voto, aunque en papel todos se desgarran las vestiduras con la misma perorata de aspirar a elecciones democráticas en base al respeto a las leyes y voluntad popular, algo que está muy lejos de vivirse, aún con el voto de confianza al nuevo OPLE.

UN DESAFUERO MAS

El desafuero del diputado local independiente Renato Tronco está en puerta, los argumentos presentados el pasado viernes en sesión secreta de las comisiones Instructora, de Gobernación y, Justicia y Puntos Constitucionales no fueron suficientes para detener el proceso solicitado por el Fiscal General de Veracruz, Angel Bravo Contreras por ser el presunto autor intelectual de entonces regidor de Las Choapas, Alfredo Pérez cuando el hoy diputado fue alcalde de ese municipio.
La prisa por el desafuero dicen los que saben, que tiene que ver más que con la justicia al asesinado regidor, con la amplia posibilidad de que Tronco Gómez se inscriba en el proceso electoral local para la gubernatura de dos años como candidato independiente, tal como lo anunció en la tribuna del Congreso Local cuando se aprobó la reforma electoral.
Si otra cosa no sucede, el próximo jueves, la mayoría priísta en el Congreso Local, quitará el fuero al diputado del sur de Veracruz, para terminar así con la historia de excesos del personajes que como diputado llegó a su toma de protesta montado en un caballo y que fue el único legislador que tuvo en su mesa a todos los secretarios de Despacho para atender sus solicitudes, y cuando eso no fue suficiente pasó a las medidas de fuerza con toma de carreteras. El tablero del Congreso de Veracruz está listo.