“NO TENGO COMO AGRADECER AL IMSS LO QUE HICIERON POR CARLITOS”



Orizaba Ver., Noviembre de 2015.- ‘No tengo como agradecer a los médicos, enfermeras y al personal de neonatología del Hospital General Regional de Orizaba (HGRO) del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) todo lo que llegaron a hacer en su momento por Carlitos y al cariño que le brindaron’, expresó emocionada la señora quien el pasado 12 de junio debió nació a las 32 semanas de gestación y con un peso de 800 gramos, debido a la ruptura de membranas que lo colocaban en riesgo de permanecer en el vientre materno.



Ella es parte de un grupo de aguerridas madres, que fueron unidas por el dolor, la esperanza y la lucha por brindar a sus hijos prematuros mejores condiciones de vida. Y como una forma de retribuir las oportunidades de vida que sus pequeñitos recibieron, se han dado a la tarea de orientar a las mujeres embarazadas, sobre los cuidados que deben tener durante los meses de lo que debe ser una dulce espera.



Griselda y otras madres y padres de bebés prematuros se han constituido en un apoyo para quienes viven lo que en sus familias ya han pasado con anterioridad: permanecer por semanas y hasta meses en espera de noticias de sus hijos en el servicio de neonatología, en esa lucha en que un día más, es ya una batalla ganada.|



Recuerda que llevó un adecuado control médico, sin aparentes complicaciones, sin embargo a la semana 32 le detectaron ruptura de membranas, determinando que el líquido amniótico era insuficiente para garantizar el bienestar del bebé, por lo que era necesario practicarle una cesárea para que naciera.



Carlos al nacer con dicha edad gestacional y con un peso de 800 gramos y pese a respirar por sí solo y no requerir alguna aparato de oxígeno, debió permanecer en incubadora durante 40 días para continuar con su desarrollo y ganar peso, ‘yo pude estar con él al cuarto día de nacido, era tan pequeñito e indefenso, que eso me dio fuerzas para seguir luchando junto con él; cuando al fin pudimos ir a casa, su peso era de un kilo 780 gramos.



Actualmente Carlitos, continúa desarrollándose en forma óptima, cada mes acude a su revisión médica, su tamiz auditivo salió muy bien, al igual que otros estudios que le han practicado y como dice su madre, la familia de sangre y la familia IMSS son su mayor fortaleza.