PRETENDEN 13 ALCALDES MILLONARIO "BONO" DE MARCHA

Lourdes López



Xalapa, Ver., a 5 de diciembre de 2017.- En tiempo récord y sin haber obtenido licencias, una empresa de Nuevo León obtuvo millonarios contratos en la nueva modalidad de las sociedades público-privadas con al menos 13 ayuntamientos veracruzanos para la instalación de una nueva red de luminarias con sistemas ahorradores, la denominada “energía limpia”.



No obstante, el Congreso de Veracruz aprobó los proyectos sin haber sido puesto en la mesa de cada una de las solicitudes la licencia de la Comisión Nacional para el Uso Eficiente de la Energía que tendría que avalar el servicio.



Las irregularidades que en apariencia no fueron detectadas por los diputados veracruzanos al momento de autorizar las Asociaciones Público Privadas (APP) podrían impactar negativamente a los ayuntamientos porque no fueron tomados en cuenta los montos que pagará cada municipalidad por un servicio que tendría que ser más económico y de este modo redituable.



Estas autorizaciones a unos meses de la salida de los actuales alcaldes, ya comenzó a generar un malestar a los ediles entrantes, que ven como un peligro el que fueran autorizados endeudamientos que traspasarán hasta cuatro administraciones y comprometerán las participaciones federales.



El caso que “destapó” este malestar es el de Carlos Vicente Reyes Juárez, alcalde electo de Cerro Azul, quien el pasado viernes acudió a la sede del Congreso local para presentar una inconformidad debido a que el Cabildo saliente aprobó un contrato con NL Tecnologies para cambiar 2 mil 400 luminarias.



Es un contrato por 15 años y el monto total a pagar es de poco más de 90 millones de pesos. El costo por unidad sería entonces de 3 mil 600 pesos y esta cifra afectará el presupuesto anual del ayuntamiento.



La inversión inicial deberá ser de 18 millones 213 mil 271 pesos. La contraprestación o pago anual será de 3 millones 900 mil pesos. En el Congreso local se aprobó el 16 de agosto de 2017.



“Cabe mencionar que todavía no tienen autorización, no tienen el registro y ya en el municipio están instalando dichas luminarias pero no está completo el contrato de dicha empresa”, dijo.



El contrato con NL Tecnologies no fue licitado, aseguró el joven alcalde electo y en la misma situación hay al menos 20 ayuntamientos. Mientras tanto, en Cerro Azul la alcalde saliente, Ludivina Ramírez Ahumada, de extracción priista, trabaja a marchas forzadas para dejar avanzado el proyecto, incluso echando mano del personal municipal que no tendría que estar trabajando para una empresa privada.



“No hay documentos que prueben que hubo licitación con esa empresa. Fue una asignación directa y también cabe mencionar que esas luminarias ya se están instalando en Cerro Azul desde hace 15 días y es personal el ayuntamiento el que está haciendo el trabajo de la empresa, lo cual no es correcto”, dijo al tiempo que exigió que el contrato sea revertido.



ENERGÍAS LIMPIAS, NO BARATAS



La Comisión Federal de Electricidad ofrece el servicio de alumbrado público, uno de los gastos más excesivos que tiene cada ayuntamiento, y les cobra el servicio por lámpara instalada, funcione o no, porque sería imposible colocar medidores en cada poste. Si tienen mil lámparas instaladas, les cobran mil aunque el pueblo esté en penumbras.



En promedio, los municipios pequeños tienen entre mil y mil 500 lámparas instaladas. La tarifa sube mensualmente y de manera anual sube en promedio un 5.7 por ciento. Además, hay reportadas tecnologías ineficientes y se basan en la incandescencia (vapor de sodio o mercurio) que reportan una potencia alta, lo que en el uso doméstico cambió por los focos ahorradores, que es la energía LED la cual es la que aplican actualmente, pero con especificaciones adecuadas.



Además del servicio, CFE cobra por una estructura de balastra, con una lámpara de 100 whats, por 12 horas diarias por 30.4 días mensuales y el incremento mensual. En promedio pagan por un servicio caro, obsoleto y que no funciona porque hay calles en penumbras pero el servicio es cobrado.



En México, solamente se pueden comercializar luminarios que cumplan con la NOM013NER2013 que establece características técnicas que debe cumplir para poder ser usado en alumbrado público y sólo empresas reconocidas por la Comisión Nacional para el Uso Eficiente de la Energía (CONUE) encargada de verificar que las empresas en el mercado cumplan con la normatividad y por parte de la industria la Cámara Nacional de Manufacturas Eléctricas, que agrupa a las empresas que cumplen la norma para comercializar sus productos en el país. A partir de ahí las empresas o gobiernos que deseen adquirir tecnologías confiables pueden verificar con las comisiones reguladoras para garantizar la calidad porque hay productos que no son fiables y no tienen la especificación.



En el estricto sentido, las empresas que ofrezcan el servicio a las municipalidades o a los gobiernos estatales, deberían estar apegadas a la Norma Oficial, que cuenta con una lista de las que sí cumplen con las especificaciones precisas y a partir de ello podrían elegir a la que mejor les convenga, pero en el caso de Veracruz, esta medida aparentemente fue obviada.



La crisis financiera de los ayuntamientos en la actualidad, ha obligado a buscar alternativas para el servicio de energía en el sistema de alumbrado para que se pueda asegurar un funcionamiento óptimo, siempre y cuando cumpla con las especificaciones técnicas de energía e instalación: postes, cableado, entre otros accesorios.



Para sustituir un sistema completo de alumbrado público, es necesaria la aprobación del Cabildo y luego del Congreso para la inversión que debe hacer y que no es inmediata, por eso la ley ahora faculta a los ayuntamientos para contratar empresas privadas que instalen el servicio –con la aportación de la empresa privada—que asume el riesgo técnico, siempre y cuando esté afiliada a las comisiones reguladoras, pues de lo contrario podrían no contar con un resultado que beneficie al municipio.