DE CABEZA LA SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA EN VERACRUZ



De la redacción/El Informante de Veracruz



Xalapa, Ver a 10 de noviembre de 2017.- Mientras que la delincuencia común y organizada continúa operando impunemente en Veracruz, la Secretaría de Seguridad Pública en el estado suma quejas y denuncias por corrupción, abuso de autoridad, acosos sexuales y malas condiciones de trabajo entre la tropa.



En esta semana, se dio a conocer que dos mujeres policías, -Edith y Catalina-, pertenecientes al Instituto de la Policía Auxiliar y Protección Patrimonial para el Estado de Veracruz (IPAX) presentaron denuncias por acoso sexual en contra de sus mandos.



Las denunciantes interpusieron sus quejas en la gerencia de supervisión y control y en la gerencia de equidad de género de la dependencia, en contra del comandante y del jefe de servicio de la comandancia poniente de Xalapa.



En tanto, elementos pertenecientes a la Fuerza Civil, se quejaron de las pésimas condiciones de trabajo a los que son sometidos, ya que laboran durante dos meses seguidos, por solamente 10 días de descanso.



Acusaron, además, que no les han entregado uniformes, fornituras, botas y demás enseres personales de la institución, teniendo ellos que erogar la cantidad de mil 200 pesos si quieren andar bien uniformados, y en caso de no estar “presentables”, los policías son acreedores a un correctivo disciplinario.



Agregaron que el comandante del agrupamiento de la policía acreditable, llamado “Tapia”, les quita las compensaciones de 2, 500 pesos quincenales a los policías en servicio que arriesgan la vida en las calles del estado, para dárselo a mujeres que le coquetean o le cierran el ojo en la academia de policía; señalaron que a algunas las removió a labores de oficina para “tenerlas cerca”.



En Córdoba, son reiterados los señalamientos de ciudadanos en contra del delegado de Tránsito del Estado, cuyo personal instala cada fin de semana sendos operativos de alcoholimetría, en donde por cualquier falta, son retenidas las unidades motoras.



Acusaron qué por no traer licencia, tarjeta de circulación o verificación, las unidades son retenidas y arrastradas por grúas que cubren todos los servicios de tránsito, y sin que los elementos proporcionen alguna papeleta de infracción, ya que al llegar al siguiente día a las instalaciones del Mando Único se deben “arreglar” con los mandos, quienes solicitan dinero a discreción para que sus unidades sean liberadas.



Aunaron que la empresa de grúas donde guardan las unidades, mantienen elevados costos por brindar los “servicios especiales por operativo” y que van desde los 3 mil hasta los 5 mil pesos por entregarles sus vehículos y además deben de pagarles a ellos “una multa”, lo que es anticonstitucional.



A pesar de todos los reclamos y denuncias tanto de policías en activo como ciudadanos, el Secretario de Seguridad Pública Jaime Téllez Marié, continúa solapando los actos de corrupción, abuso de autoridad y acoso de sus mandos.