ENCUENTRAN A PAREJA EJECUTADA EN HOTEL

De la redacción/El Informante de Veracruz



Córdoba, Ver., 19 de abril de 2017.- Una pareja de jóvenes fueron ejecutados en el cuarto de un hotel de la calle 15, entre avenidas 2 y 4, y sus cuerpos hallados por empleados la tarde de este miércoles.

Aunque las víctimas están sin ser identificadas, se establece que se dedicaban a la venta de cadenas de fantasía y "chácharas", y que fueron vistas por última vez la medianoche del martes.

El hallazgo ocurrió cerca de las 14:50 horas de este miércoles, en la habitación número 18 del hotel "Cariño".

Sobre la cama, estaba el cuerpo de un joven de unos 25 años; mientras que en el baño de la misma habitación yacía el cadáver de una joven de aproximadamente 20 años.

Los cuerpos, que permanecen como desconocidos, estaban desnudos y con las manos atadas hacia atrás, así como con los ojos vendados. También presentaban señales de violencia, y el joven presentaba heridas de arma punzocortante a la altura del cuello.

Según las primeras investigaciones, se estableció que la última vez que fue vista la pareja fue cerca de la medianoche del martes, luego de que salieron a comprar su cena. 

Sin embargo, fue hasta cerca del mediodía de este miércoles cuando encargados del hotel notaron que los huéspedes de la habitación número 18 no salían, lo que les extrañó porque llevaban casi una semana y media habitando en el hotel y muy temprano salían a trabajar, porque vendían cadenitas y "chácharas" en las calles.

Uno de los empleados refirió que ante eso, alrededor de las 13:00 horas tocó a la puerta de la habitación pero nadie le contestó, por lo que se asomó por la ventana y vio al joven muerto.

Tras dar aviso a las autoridades, al sitio arribaron policías estatales, mismos que acordonaron el lugar, mientras las autoridades de la Fiscalía Regional y peritos laboraron más de tres horas, para después ordenar el cierre de la calle, impidiendo el paso tanto de vehículos como de personas y vecinos, para llevar a cabo la criminalística de campo.

Los investigadores reprendieron a algunos vecinos de grababan los hechos desde lo alto de sus casas, mientras agentes de la Policía Ministerial, personal de una funeraria y hasta empleadas del hotel cubrieron con una sábana la entrada del edificio para evitar que las personas se dieran cuenta de lo sucedido, y que los reporteros tomaran fotografías de los cuerpos, mismos que fueron trasladados al Semefo, para su identificación​.